Dentro del Bokuseki, podemos hablar del:

  • Zenga 禅が: término japonés que hace referencia a la práctica artística de la pintura Zen y la caligrafía en la ceremonia del té. Es un estilo de caligrafía y pintura hecho a tinta. Normalmente se combinan caligrafía y dibujo, donde la caligrafía suele ser un poema relacionado con la enseñanza del camino Zen, y el dibujo suele ser abstracto.
  • Hitsuzendo 筆禅道: el “arte del pincel”, es un método del Budismo Zen para lograr el Samaai (unificación del individuo con la realidad más elevada). Inspirado por las enseñanzas de Yamaoka Tesshu (1836-1888), el fundador real de la línea de pensamiento del Hitsuzendo fue Tenkei Yokoyama (1885-1966). Se trata de una “práctica para descubrirse a uno mismo a través del pincel”. El Hitsuzendo fue desarrollado por Omori Sogen Roshi como una forma de la práctica del Zen. Se practica de pie, usando un pincel grande y tinta. De esta manera, todo el cuerpo se utiliza para guiar al pincel, en contraste con la escritura sobre una mesa.

Círculo Enso.

      Desde que Ikkyuu Soujun 一休宗純 (1.394 a 1.481), un excéntrico monje Zen que también era un calígrafo refinado, se inició en la práctica de la ceremonia del té combinado con la admiración de una caligrafía, que tradicionalmente se colgaban en el Tokonoma 床の間 (lit. “Un hueco en el suelo “, un espacio integrado en la sala, diseñado para la visualización de rollos colgantes o Kakemono y del Ikebana o arreglos florales), la popularidad de Bokuseki en Japón comenzó a crecer rápidamente. Con el tiempo, meditar mientras se aprecia una frase Zen escrita en un Kakemono, y beber té japonés, se ha convertido en la esencia de Sado 茶道 (lit. “El camino del té “, es decir, la ceremonia del té).

Tokonoma 床の間 .

     En Japón, hubo dos tendencias principales en la caligrafía. Uno de ellos se basaba en la tradición china, profundamente influenciado por las obras de grandes maestros chinos como Wang Xizhi 王羲之 (303 al 361), o los de períodos posteriores (sobre todo de la Dinastía Tang). Tenemos la caligrafía japonesa como Karayou 唐様 (lit. “estilo chino”, o “estilo de Tang”), y otra tendencia llamada Wayou 和 様 (lit. “estilo japonés”) que está profundamente arraigada a la estética japonesa. Bokuseki viene de la tendencia de la caligrafía Karayou.

     El concepto de la caligrafía Zen llega hasta lo más profundo del arte, evocando íntimas experiencias espirituales. El calígrafo entra en un estado de Mushin 無心 (lit. “El corazón vacío”), que puede definirse como “estar libre de pensamientos obstructivos”. Escrito por una mente libre de cualquier  distorsión, la caligrafía se convierte en el vacío en sí mismo (空, Kuu, es decir, “el vacío” es el elemento más alto en la teoría japonesa de los cinco elementos, una referencia a desapego absoluto).

    La energía que emana de una obra es inmensa, si uno permite que le llegue al alma. Al igual que con la caligrafía tradicional, uno no lee lo que está escrito, pero lo respira con sus sentidos. Bokuseki es una forma sin forma, una dirección sin dirección y la acción a través de la inacción. No puede entenderse simplemente, clasificarse o definirse. Tiene que ser experimentado.

Enso y poema Zen del monje Hakuin Ekaku, mediados del Período Edo.

     La principal diferencia entre la caligrafía tradicional china y la caligrafía Zen está en las reglas de escritura que obedecen y su total desprendimiento espiritual. Muchos monjes Zen, aunque hay excepciones, no son calígrafos profesionales. Sus creaciones están destinadas a ser etéreas e indefinibles, al igual que la oración en el mundo occidental. Por esta razón, a menudo tienden a no seguir las reglas estrictas de la caligrafía, dando prioridad a expresarse libremente y sin restricción alguna.

     La caligrafía tradicional china, al igual que ciertos estilos de Wayou (quizás con la excepción de la caligrafía de vanguardia, conocida como Zenei Shodo 前衛書道), está estrictamente vigilada por las reglas de la escritura, que fueron presentados por los maestros antiguos a lo largo de milenios, ya sea por medio de obras maestras de caligrafía o en forma de teorías de caligrafía. Si uno dedica su vida a los estudios diligentes, su conocimiento del Sho se convertirá en su propia naturaleza, y su naturaleza se convertirá en Sho en sí mismo.

* Parte de los textos y fotos han sido cedidos por Ponte Ryuurui. Traducido del inglés al castellano por Elena “Hikari”.