El idioma japonés moderno se compone de dos tipos de Kana: Hiragana 平仮名 y Katakana 片仮名; y del Kanji 漢字 (lit. caracteres de la Era Han de China). Como decíamos antes, los silabarios son elementos fonéticos que carecen de significado, al contrario que el Kanji, que es una idea, concepto, palabra… Pongamos un ejemplo: Digamos que queremos escribir la palabra “armonía”. En japonés está escrito en Kanji como 和 (wa), en Hiragana como わ (WA), y en  Katakana como ワ (WA). Una pregunta muy natural es, por qué alguien necesita tres sistemas de escritura (teniendo en cuenta que ni el Kanji ni el Kana son alfabetos.). La respuesta está en la historia y la lingüística.

Silabarios Hiragana Y Katakana.

    El Kanji es un sistema de escritura importado de China aproximadamente en el siglo V d.C., aunque los caracteres individuales comenzaron a aparecer en Japón en los productos importados de China ya en el siglo I d.C. Sin embargo, ya que el idioma japonés tiene reglas gramaticales completamente diferentes al chino,  provocó una necesidad de un sistema de escritura complementario. La respuesta a este problema fue el Hiragana, que se desarrolló a partir de la letra cursiva Manyougana 万葉仮名 (lit. “Kana de diez mil hojas”), usado para escribir sufijos, partículas, etc, para aquello que no tenía Kanji. El Manyougana cursivo se llama Sougana 草仮名.

     Para simplificar, la evolución del sistema de escritura chino, se veía de la siguiente manera: Kanji, Manyougana, Sougana y luego Hiragana.

Caligrafía antigua escrita en Kana.

     La cuna del Hiragana se considera que fue a finales del siglo V, cuando su predecesor Manyougana entró en uso. La creación del Hiragana se atribuye a menudo al más grande calígrafo japonés de todos los tiempos, un sacerdote Shingon 真言宗 (Shingon es una gran escuela budista japonesa) y al sánscrito Kukai 空海 (774-835). Kukai, junto con el emperador Saga 嵯峨天皇 (786-842) y Tachibana no Hayanari 橘逸勢 (782-842), fue uno de los famosos “tres pinceles” 三筆, Sanpitsu, del siglo IX. Cada uno de ellos tuvo una profunda influencia en el desarrollo de la caligrafía en Japón. También sentó las bases para  el Wayo Shodo 和様書道, un estilo puramente japonés, cuyas ideas se materializaron por Ono no Michikaze 小野道風 (894-966) un siglo después.

      El Katakana también fue creado alrededor del siglo IX durante el período Heian 平安時代 (794 al 1185), y hoy en día sirve como silabario para la escritura de palabras extranjeras, nombres, etc. Ambos estilos Kana tienen sonidos idénticos, a pesar de sus apariencias son diferentes. El Katakana fue desarrollado a partir de compuestos Kanji escritos en Kaisho, mientras que el Hiragana se basó en la escritura cursiva Sosho. Por esa razón, el Hiragana puede parecer más suave y flexible que el Katakana.

Origen del Kana.

     En el mundo de la caligrafía, al Hiragana  se le conoce comúnmente como Onnade 女手 (lit. Mano de mujer) ya que, originalmente, fue utilizado principalmente por las mujeres. En el Japón feudal, las mujeres no tenían acceso a niveles superiores de educación. En períodos posteriores, los hombres comenzaron a escribir poesía en Kana, incluyendo Hiragana combinado con Kanji en la escritura cursiva, que se conoce como Chowatai 調和体 (lit. “Armonía de los cuerpos”, refiriéndose a la combinación de estilos), y se amplió su popularidad. El Chowatai puede implicar ambos Kana. Al Katakana se le conoce como Otokode 男手 (lit. Mano del hombre), ya que se deriva del estilo estándar de los Kanji. El Kanji era dominio de los hombres. También hay que decir que el Katakana se utiliza raramente en la caligrafía.

Fragmento de la colección “Poemas Antiguos”, expuesto en el Museo Nacional de Tokyo. Período Heian.

     El Hiragana fue poco a poco reemplazando al problemático Manyougana, que, como comentaba, no es otra cosa que un Kanji seleccionado desempeñando un papel puramente fonético en una oración. Imagínense la confusión y los problemas que había a la hora de leer un texto, sobre todo porque en el siglo XII había alrededor de 1.000 caracteres Manyougana en uso.

Caligrafía antigua escrita en Kana.

     Un Kanji sólo puede tener hasta 30 o más lecturas, por no hablar de significados, y todos ellos llevan asociaciones semánticas fuertes y múltiples ideas, situaciones o estados. Durante la lectura de un pasaje en Manyougana, uno nunca sabe realmente si un determinado caracter está destinado a ser leído fonético o en realidad se supone que influyen en el significado de una oración. Por otro lado, esta es una de las maravillas de la caligrafía, que en lugar de concentrarse en su lectura, hay que sentirla.

Hoy en día, por Kana en la caligrafía nos referimos a un estilo altamente cursivo que consiste exclusivamente en Kana (o más precisamente en Hiragana), o Kana y Kanji combinados. Este último, en japonés es, como se mencionó anteriormente, el  Chowatai.

El Kana exige de un artista con gran conocimiento de la escritura cursiva Sosho. En la caligrafía, el estudiante va progresando de la escritura estándar o Kaisho y el Reisho al semi-cursivo Gyosho y finalmente a la escritura cursiva. Pueden pasar algunos años de práctica hasta que uno está listo para comenzar los estudios del Kana. Además, el Kana requiere un gran control del pincel, ya que se lleva a cabo con las puntas de los dedos en el extremo del eje por medio de la técnica brazo colgante  懸肘o Kenwan, con el codo en suspensión en el aire. La caligrafía debe ser escrita con la punta del pincel, un movimiento microscópico de la muñeca puede aplicar cambios drásticos en la apariencia de la línea. Y si usamos en pincel pequeño o fino, podemos usar la técnica del codo al aire, o también apoyar la muñeca sobre el papel, como si escribiéramos con un lápiz. Los estudios de Kana y Kanji son por lo general  sujetos separados en la caligrafía. El dominio de ambos es difícil o imposible, y sin duda ocupa toda una vida.

Una de las maneras de usar el pincel pequeño, sólo agarrando el pincel con los dedos índice y pulgar, y apoyando levemente nuestro brazo sobre el papel.

En esta técnica, llamada Chinwanhou, apoyamos la mano del pincel sobre la otra mano. Chin significa “Almohada”.

Y en esta otra, llamada Teiwanhou, agarramos con más fuerza el pincel, y tenemos más apoyo sobre la mesa.

     La obra más famosa y al mismo tiempo, la primera novela escrita en Kana, es el cuento de Genji 源氏物語 o Genji Monogatari, atribuido a la mujer de la nobleza japonesa, Murasaki Shikibu 紫式部. A menudo se la conoce como la primera novela del mundo. La historia de Genji trata sobre la vida del hijo del emperador.

Fragmento de Genji Monogatari, Período Heian.

     Debido a lo específico del lenguaje, el Kana es un estilo de caligrafía practicado sólo en Japón. Es de un encanto increíble, elegante y delicado. El Kana fluye a través de una hoja de papel, ya sea de color blanco puro o incluso ornamentales, y se asemeja al hilo transparente del humo del incienso que, con cuidado, escala por el aire inmóvil. Con sólo mirar una obra maestra de Kana, incluso sin saber o entender su significado, se puede derramar una lágrima de estética apreciación y agradecimiento.

 * Parte de los textos y fotos han sido cedidos por Ponte Ryuurui. Traducido del inglés al castellano por Elena “Hikari”.