Kakemono 掛け物

Cada vez más clientes nos piden que presentemos sus encargos de caligrafía sobre el soporte más tradicional, el Kakemono 掛け物. Por ese motivo, nos gustaría hablar un poco sobre esta pieza tan maravillosa, que sin duda, resalta la belleza de la caligrafía japonesa de tal manera, que es considerada como una obra de arte en conjunto.

     Como decíamos, la manera más tradicional de exponer una obra de caligrafía o pintura en Japón, es utilizando el Kakemono. Kakemono, que significa ” cosa para colgar “, es una pieza que colgamos de la pared, de manera vertical. Se trata de rodear la obra con tela o papel, y sujetarla en sus extremos con unos cilindros que pueden ser de madera, metal, porcelana…etc, llamados Jiku. Estos ayudan a mantener la obra tersa y plana, al tiempo que nos permite enrollarla cuando queremos guardarla.

Uno de nuestros trabajos, con el Código del Bushido.

     Japón es un país que acostumbra a disfrutar del cambio de cada estación, así que lo normal es, cambiar el Kakemono en su momento, diferenciándolos tanto en la temática de la obra, como en los colores de las telas. Por ejemplo, es muy normal que durante la primavera predominen los motivos florales de sakura (cerezo) o ciruelo. Para el verano, las carpas. En otoño, las hojas de arce rojas o anaranjadas, y en invierno, paisajes nevados.

Kakemono con motivos de carpas.

     Desde la antigüedad, fue determinada la medida y proporción del Kakemono para cada obra, dando así el equilibrio perfecto para considerarla como una obra en conjunto, y sentir así su máxima belleza. Antiguamente, los japoneses acostumbraban a sentarse en el suelo, y para poder observar bien el Kakemono desde ahí, lo normal era usar la proporción 2:1 tanto para la parte superior como para la inferior. Aunque esto difiere en algunos casos según la época o región. Un artesano del Kakemono requiere de mucha habilidad, sutileza  y paciencia a la hora de trabajar, debido a la complejidad de su elaboración y delicadeza de los materiales.

Hay 2 tipos de kakemono:

  • TATEJIKU: que tiene la anchura más corta que la altura.
  • YOKOJIKU: cuando la anchura es más grande que la altura.

También podemos exhibir varios Kakemono a la vez, denominándose así:

  • SOUFUKU: 2 Kakemono.
  • SAMPOKUTSUI: 3 Kakemono.
  • YONPUKUTSUI: 4 Kakemono.

Kakemono 1

Kakemono 2

Kakemono 3

Kakemono 4

     El Kakemono aparece en Japón con la llegada del Budismo, en la era Heian. Ya en la China de la dinastía Tang ( siglos VII al IX ) usaban esta forma de presentar las obras de arte, seguramente inspirada en las estructuras usadas para los sutras, que eran muy similares. Fue durante la época de Kamakura ( finales del siglo XII y pricipios del XIV ) donde se hizo más notable la técnica del kakemono para las pinturas y caligrafías. A partir del período Muromachi ( mediados del siglo XIV y finales del XVI ), debido a la influencia del Budismo Zen, se introdujo el Kakemono en la ceremonia del té, como parte de la decoración del Chashitsu, la estancia donde se realiza dicha ceremonia. La elección del Kakemono en este caso es muy importante, ya que debe ayudar a ambientar espiritualmente la ceremonia.

Un experto en la ceremonia del té del siglo XVI, conocido como Sen no Rikyu, y famoso por su lema “Ichi go Ichi e 一期一会” *, fue quien puso de moda el uso del Kakemono para la ceremonia del té. De aquí nació la costumbre de cambiar el Kakemono según los invitados asistentes, la estación del año, incluso dependiendo si la ceremonia se realizaba durante el día o la noche.

Kakemono con la frase ” Ichi go Ichi e “.

     Así que, poco a poco, el uso del Kakemono se hizo más popular en todas las viviendas japonesas, naciendo así el Tokonoma, un lugar sagrado situado en el salón de la casa, el sitio perfecto y definitivo para colgar y adminar el Kakemono.

Tokonoma.

* Ichi go Ichi e ” significa ” Un encuentro, una oportunidad “. Se trata de valorar como   único e irrepetible el encuentro y momento que pasamos juntos.

Posts relacionados: