Un libro, un beso y las raíces del bambú: La visita de Mª Eugenia Manrique

Posted by on Feb 15, 2015 in Blog, Pintura japonesa | No Comments

     Explicar con palabras de qué se trata la práctica de la pintura o la caligrafía oriental, es como intentar explicar un beso: imposible. Se besa, se pinta y se practica caligrafía y son experiencias intransferibles, inmanentes y tan placenteras cuando se hacen con sinceridad que desde Shodo Creativo sugerimos practicarlas a menudo.

     Y hablando de besos -y por lo tanto de amor- el pasado jueves asistimos a la presentación en Madrid del último libro de María Eugenia Manrique: “Palabras con corazón” (Editorial Kairós, 2015). En este texto la autora utiliza como eje uno de los caracteres más significativos de la caligrafía china por su contenido simbólico: el que define al órgano del “corazón”. En este recorrido formal y semántico, María Eugenia se adentra tanto en el mundo de las emociones, en las funciones de nuestro intelecto como en lo más profundo del espíritu. Luego de la exquisita presentación plena de sensibilidad y frescura, María Eugenia nos visitó y compartió sus conocimientos con Shodo Creativo.

     El viernes 13 por la tarde y el sábado 14 por la mañana hemos podido aprender muchas cosas en relación al bambú en particular y sobre el arte pictórico oriental en general, pero quizás haya sido la espontaneidad y receptividad de María Eugenia Manrique lo que nos ha hecho vivir una experiencia tan intensa y enriquecedora. Pintamos muchas raíces con el pincel despeinado, comimos unas magníficas galletitas de espelta con pepitas de chocolate (creo que Elena “Hikari” la que más), volaron mariposas que se parecían a nudos, se nos mancharon  -con una impertinente gotita de tinta negra- los tan cuidados papeles de fibras vegetales y vimos cómo de una “pincelada-avión” puede nacer un brote de bambú. De hecho cada uno de nosotros volvimos a nacer en cada pincelada; y como Maite Hernán Gómez nos dijo por ahí: “pintar brotes es como sentirse niños otra vez”.

No podemos contar más que esto con palabras,

ya se sabe que es como los besos: hay que vivirlos.

    Agradecemos a esta súper-maestra que nos haya hecho un espacio en su apretada agenda para compartir con nosotros tantos años de experiencia transitada de manera consciente.

Esperamos de todo corazón que se repita pronto.

Leave a Reply